↑ Volver a Prensa:

Pressenza: VM: Llevando la Paz a las alturas

www.pressenza.com: Agencia de Noticias Internacionales/Pressenza, an international news agency dedicated to news about peace and nonviolence with offices in Milan, Rome, London, Paris, New York, Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo, Santiago and Hong Kong.

Victoria Manno: Llevando la Paz a las alturas

Osvaldo Bocero
Image by: Redacción Argentina

Victoria Manno es actriz, periodista y pentatleta, entre otras tantas aficiones. Desde el 2000 cada comienzo de año realiza un desafío por la Paz en alguno de los seis continentes. Se sumó a la organización Mundo Sin Guerras y comenzó el 2010 escalando el cerro Aconcagua, llevando la bandera de la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia al punto más alto de Occidente.

www.pressenza.com: Agencia de Noticias Internacionales/An international news agency dedicated to news about peace and nonviolence with offices in Milan, Rome, London, Paris, New York, Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo, Santiago and Hong Kong.

La andinista a 5400msnm junto a la bandera de la Marcha Mundial por la Paz

Pressenza    Mendoza, 1/26/10 “El amor es la base de la sustentación de la vida” escribió alguna vez y la patentó como “su” frase. Esta mujer argentina-italiana con residencia en Madrid, ha recorrido un largo camino y nos cuenta sobre su proyecto “El fin es el comienzo en las alturas”. Dialogamos con Victoria Manno en Mendoza, días después del cierre de la Marcha Mundial en Punta de Vacas.

  • ¿De qué se trata el proyecto “Paz en los 6 continentes”?

Es un desafío que comenzó con el nuevo siglo. Copiando el llamado de atención que hacen los niños para ser escuchados desde el Continente Americano al Mundo, subí al Aconcagua para pedir que no existan más niños, niñas y mujeres que sufren a diario en silencio la violación de sus derechos. También pedí que se despierte todo lo que aún hay de puro en la raza humana. La experiencia fue muy positiva, mucho más de lo que se podía imaginar. El día 1 de enero envié el tercer mensaje del Aconcagua. Hacía 25 grados bajo cero y la sensación térmica era de 40 grados bajo cero. Llegué hasta Piedras Blancas, a 6100 metros sobre el nivel del mar. Sentí una sensación muy extraña, había caminado 50 kilómetros, veía la cima frente a mis ojos, llevaba 15 días de ascenso, solo me faltaban cuatro horas…. Estaba bien aclimatada a la altura, pero los dedos de los pies y las manos no los sentía, sabía que si se congelan los dedos hay que amputar. ¡No se podía seguir…! Me afirmé en una piedra y lloré de impotencia. Pero en ese momento comprendí que mi misión recién comenzaba, y que a mi regreso continuaría enviando los mensajes por los cinco continentes restantes en cada 1 de enero de este nuevo siglo.

  • ¿Cómo continuó el proyecto año a año?

Cada año busqué un nuevo desafío con “El fin es el comienzo en las alturas”. Acompañada por UNIFEM (Fondo de Desarrollo de Naciones Unidas para la Mujer) llevé el mismo mensaje en el 2001 desde los 320 metros de la Torre Eiffel, en París, en el 2002 desde la Muralla China, en 2003 visitando las Pirámides de Egipto, en 2004 en el continente Oceánico, en el monolito “Uluru” y cerrando la primera parte en 2005 desde el Continente Antártico, llegando a los seis continentes. El 1 de enero de 2006, llegue a América Central y lleve el mensaje desde El Valle de Teotihuacán que para los Aztecas significaba donde los hombres se convierten en dioses, y es considerada la cultura más importante del área central del antiguo México y es una de las zonas arqueológicas más importantes del mundo. En 2007 pedí por la paz desde la Plaza Roja de Moscú, en el 2008 desde la ciudad de Petra en Jordania, en el 2009 desde La Habana Cuba. Este año y en adhesión a la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia, volví al Aconcagua.

  • ¿Que significó para vos participar de la Marcha Mundial?

Siento el privilegio de estar unida a esta Marcha Mundial por la Paz y la No-Violencia para concientizar al mundo de lo necesario que es la Paz en la tierra y para que despierte todo lo que aún hay de puro en la raza humana. La Marcha Mundial, me pareció algo necesario y no debemos de olvidar que esto recién comienza.

Tuve la oportunidad de estar al comienzo en Nueva Zelanda, el 2 de octubre, en Madrid, el 14 de noviembre y en el final el 2 de enero de 2010. Con Montserrat Ponsa Prieto, una de las principales colaboradoras de la Marcha Mundial y miembro del Equipo Base, fuimos las primeras en salir de Madrid a Nueva Zelanda, partimos vía California, regresando vía Hong Kong, y así abrimos el camino simbólicamente al recorrido de la Marcha Mundial por la Paz y la No-Violencia, dando la vuelta al mundo en 10 días, previo a acompañar a la Marcha Mundial en toda Nueva Zelanda.

La Marcha Mundial se logró y eso es lo importante, ahora debemos trabajar en conjunto para alcanzar la tan ansiada Paz Mundial y que se respeten los Derechos Humanos.

Me hubiera gustado que el cierre de la Marcha, se hiciera en un lugar más popular que Punta de Vacas.

  • ¿Cómo te uniste a la Marcha?

Contacté directamente con Rafael de la Rubia, (coordinador de Mundo Sin Guerras) tuvimos una reunión y comencé a trabajar en el Gabinete de Prensa de Mundo sin Guerras y sin Violencia, a la vez que empecé a preparar la iniciativa, que surgió el mismo momento que nos encontramos. Subir el Monte Aconcagua para llevar la bandera de la Marcha Mundial por la Paz y la No-Violencia, junto con mi mensaje altruista al mundo.

  • Contame sobre el ascenso al Aconcagua…

El 17 de diciembre de 2009, comencé a ascender el Coloso de América, intentando hacer cima el 1 de enero de 2010, siempre con el lema “El fin es el comienzo en las alturas, Paz en los 6 Continentes ” es decir “El fin de las guerras, el comienzo de la Paz ” y en las alturas, porque lo comencé en el Monte Aconcagua 6962msnm. Paz en los 6 Continentes, porque cada 1 de enero, envío mi mensaje desde el lugar mas representativos de cada uno de los 6 Continentes.
Con respecto al ascenso, me fue complicado conseguir guía. A los 5400 msnm, se me rompió el cierre de la carpa y el termo. La última noche salía a la intemperie, porque sentía menos frío afuera, que adentro. Hacían 25 grados bajo cero, anunciaban fuertes tormentas y vientos de 85 kilómetros por hora. Yo estaba bien me sentía segura físicamente, pero el guía que contraté no me solucionaba los problemas logísticos. En esos días había muerto un andinista por congelamiento en la cima y fui testigo cuando llevaban su cadáver colgado del helicóptero. Por los inconvenientes que se me presentaron y no poderlos solucionar, tomé la decisión de bajar, para no seguir arriesgando mi vida y no fue fácil.

  • ¿De toda tu experiencia a lo largo de éstos diez años, rescatás algún momento en especial?

Mas allá de lo vivido recientemente con la Marcha Mundial, no puedo olvidarme cuando comencé en 1999 con el proyecto “El fin es la paz…” que tuve que enfrentarme a todos los prejuicios que podían perjudicarme en mi actividad laboral como actriz, periodista y también como mujer al decir que subía al Aconcagua para comenzar el nuevo milenio. También rescato en 2005 cuando visité el Continente Antártico. Allí solo pueden quedarse personas que tengan un fin pacífico o científico y fui autorizada a quedarme para realizar mi proyecto. Ahí, pude sentir por primera vez en mi vida, lo que es la verdadera soledad humana.

Más datos de Victoria Manno: Página Web: www.victoriamanno.com

Link adhesión MM: http://www.youtube.com/watch?v=ALs4fLS3WD8
Comienzo de la MM: http://www.youtube.com/watch?v=XkTma-tx5aQ&feature=player_embedded

Journalist of  “Nación Humana” – Communication Medias for Nonviolence

This Article has been linked with: